En la soledad del universo…

A veces puede parecer que no es muy arriesgado filmar una película basada en un libro con una gran historia, escrita por Stanislaw Lem en 1961 y que a la vez sea el “remake” de una película con un gran éxito en su día, dirigida por el director ruso Andrei Tarkovsky en 1972 y considerada la respuesta de la URSS al “2001: Odisea en el espacio” de Kubrick.

Pero “Solaris” de 2002, dirigida por Steven Soderbergh (Ocean’s eleven, Ocean’s 12…) no es solo un simple remake o una simple película basada en una conocida novela de ciencia ficción. Soderbergh en su película indaga más en la historia de amor vivida Solarispor su protagonista Chris Klain (George Clooney) y su esposa (Natascha McElhone), siempre manteniendo el sentido “onírico” de la obra, utilizando los sueños y los recuerdos como medio para dar a conocer al espectador la situación y la relación vivida.

Soderbergh, sin duda muy influenciado por la obra de Kubrick “2001: Odisea en el espacio”, juega constantemente a lo largo de la cinta con los silencios en la trama, haciendo que el transcurso de la misma pase de una forma lenta, jugando con la fotografía y la estética del film (preciosas las escenas en las que se deja ver el planeta “Solaris“, sus juegos de color y luz). La sensación de soledad no solo se hace patente en las escenas vividas en el espacio, también las escenas de Klain en la tierra desprenden una gran sensación de soledad (a mi personalmente algunas de esas escenas me han traído a la memoria otra gran obra del cine de Ridley Scott: Blade Runner, principalmente la escena del tren y la de la calle, en silencio, con los paraguas y la lluvia…). Tampoco hay que olvidar la combinación  y el juego del silencio de los protagonistas con la música de  Cliff Martinez (Sexo, mentiras y cintas de video, Traffic, Rebelión en las ondas…) que acentúa más la sensación de nostalgia y soledad.

¿lo mejor? La fotografía, la música, las interpretaciones (sobre todo la de Jeremy Davies), las sensaciones…

¿lo peor? Si no te gusta este tipo de género no la veas, te vas a aburrir mucho, es un film con una gran visión estética y muchos silencios, te podrá parecer lenta si no disfrutas de esos momentos gráficos. Por otro lado, Soderbergh se pasa un poquitín con la historia “rosa” entre Klain y su mujer, hubiera quedado mejor si le hubiese intentado dar un aspecto más filosófico.

Producido por John Landau (Titanic), James Cameron (Titanic, Aliens el regreso, Abyss…) y Rae Sandini.

Reparto principal: George Clooney, Natascha McElhone, Jeremy Davies, Viola Davies

Anuncios

El intento de rescatar la serie “b” de los 60’s

Cartel publicitario del film
Cartel publicitario del film

Corrían los turbulentos años 80’s cuando vi por primera vez esta película, fue en una sala de cine y yo era un crío pre-adolescente y me impactó bastante… “El Club de los Monstruos” (1980) Roy Ward Baker. Hace poco por causas desconocidas me vino a la cabeza este singular film protagonizado por John Carradine y el gran Vincent Price, en 1980. Película que en su día resultó obsoleta, y que hoy en día es intemporal, gracias a ese toque vintage de crear un film a base de pequeñas historias cortas sobre monstruos…  Lo peor del film son esas demenciales canciones interpretadas entre historia e historia por artístas como The Pretty Things, UB40, B.A. Robertson, y los The Viewers… en un intento de acercar el producto al público más juvenil… con ese aspecto tan underground-new wave de la época…
Lo que si está genial es el striptease “integral” del show… más tarde se pudo disfrutar en un juego de ordenador.

Seguir leyendo “El intento de rescatar la serie “b” de los 60’s”

Le mort en billes (Gilles Thomas)

Para los amantes de la ciencia ficción… un libro futurista.

Está escrito por Gilles Thomas (Pseudónimo de Julia Verlanger, que a la vez es un pseudónimo de Héliane Taïeb [1929 – 1985], que era su auténtico nombre).

Es una novela de ciencia ficción sobre el mundo tras un desastre nuclear en la tercera guerra mundial. La acción transcurre, como es de suponer, dada la procedencia de su escritora, en Francia.

Fotografia de Gilles Thomas La civilización ha quedado cortada al más puro estilo de Mad Max, las ciudades son focos de peste y ratas que deben de ser evitados. Los protagonistas tienen que viajar andando por autopistas abandonadas y deterioradas…

El libro es la segunda parte de una novela llamada “Antes de la prehistoria“, de dónde saca Gilles Thomas a sus protagonistas para “La Peste Azul“.

Lo mejor del libro es la trama y la imaginación de su escritora, en una narración bastante fluida y nada aburrida.

Lo que menos me atrae de esta escritora es la forma de describir físicamente a algunos personajes, deteniendose demasiado en aspectos que ni van ni vienen, ni resultan relevantes para la trama… Junto con algunos diálogos un tanto “tópicos“.

Si os gusta este género futurista, ¡¡os va a encantar!!