Big Sur (1962) Jack Kerouac

Big Sur (1962) Jack KerouacHacía muchísimo tiempo que tenía pendiente al rey de la generación Beat, al mismísimo ídolo de los Beatnicks, el terror de las noches bohemias de San Francisco a rítmo de Jazz y de los despertares aturdidos y delirantes. Si mi anterior lectura (La tía Julia y el escribidor) corrió por cortesía de mis amigos Fidel y Ana, esta vez mis agradecimientos por tener acceso a esta joya de libro va para la Biblioteca Central de Cantabria. Su estilo literario me sedujo desde los primeros párrafos y me introdujo en un mundo de demonios y ángeles, y ángeles que se transforman en demonios… y viceversa. No he visto a nadie nunca describir un delirio alcohólico tan perfectamente como lo hace Kerouac. Con sus paranoias, la sensación de la muerte próxima, la pérdida del control de todo lo que sucede a tu alrededor… De nuevo Kerouac escribe sobre lo que ve y oye. Absorbe todo lo que le rodea y nos da su visión de lo que acontece (que no tiene por qué ser forzosamente la realidad, viéndose ésta distorsionada por la masiva ingestión de vino, whisky y otras bebidas, alterando no solo su visión de los hechos, si no también su propia percepción de las cosas, animales o personas). Big Sur comienza como una tabla en mitad del océano Pacífico, a la que Kerouac se abraza como único modo de salvar su vida, Lawrence Ferlinghetti (Lorenzo Montsanto en el libro) le ofrece pasar unas semanas en su cabaña en Big Sur, en la costa central de California, y alejarse de todo, sobre todo de las locas noches ebrias de San Francisco en compañía de sus amigos beatnicks, y allí en soledad escribir y reencontrarse consigo mismo. El propio Kerouac (bajo el nombre de Jack Delouz en la novela) siente que es su única salida, él mismo es consciente de que está “perdido”. Como es habitual en sus novelas (En el camino, Los subterráneos,…) cambia los nombres de los protagonistas por otros, por ejemplo Neal Cassady y su mujer Carolyn en el libro son Cody y Evelyn. Toda la novela es una caída en picado hacia lo que Kerouac denomina locura, una noche de locura (y que es una completa e impresionante descripción de un delirio provocado por la masiva ingesta de alcohol durante semanas, junto con pocas horas de sueño y situaciones tensas). Hace poco he leído una crítica de esta novela, a la que el autor de dicha crítica la tachaba de decepcionante, porque no contaba “nada”. No, no hace falta una gran historia para contarte “todo”, y Jack es un maestro en esto.  En esta edición, se incluye el poema Sea: Sounds of the Pacific Ocean at Big Sur” en versión original, sin traducir, que escribió ese verano de 1960 durante esas semanas de soledad en Big Sur. Imprescindible.

Anuncios

La tía Julia y el escribidor (1977) Mario Vargas Llosa

latiajuliaEn septiembre de 1977 se editó por primera vez esta novela de carácter autobiográfico de Mario Vargas Llosa. Aún tenía pendiente empezar a deleitar mi alma con algunas letras del famoso Nobel peruano, y por fin cayó en mis manos, tomada prestada de mis amigos Ana y Fidel  Díaz, una de sus obras: La tía Julia y el escribidor. Devoradas con más ansia que tiempo he ido pasando sus páginas, sumergiéndome en su brillante narrativa, empapándome con sus sentimientos y emociones, la ternura con la que trata a algunos de sus personajes en este viaje en el tiempo a 1953 ó 54, cuando sólo contaba con 18 años y vivía en casa de sus abuelos maternos en Lima, mientras alternaba sus estudios de Derecho con un trabajo en Radio Panamericana. La obra es semi-autobiográfica y narra el enamoramiento de “Marito” o “Varguitas“, como se refieren a él su dilatada familia, y una tía política suya divorciada y más de diez años mayor que él, Julia Urquidi, y los prejuicios sociales y familiares que intentarán separar esta relación. Todo esto mezclándose con los folletines radiofónicos del excéntrico personaje creado por Vargas Llosa: el escribidor Pedro Camacho (inspirado en la figura de Raúl Salmón, autor de radionovelas que conoció Vargas Llosa en aquella época), folletines que irán disparatándose hacia el caos y la autodestrucción según avanza la historia. El autor rememora con ternura parte de su pasado, justo aquel momento en el que comienza a dar forma a su destino: ser escritor. La felicidad de la pareja se verá postergada y hasta cuestionado el futuro de su relación capítulo a capítulo, aunque ya sabemos que el final sólo podría ser uno. Julia Urdiqui y Mario Vargas Llosa se casaron y su matrimonio duró 8 años… luego el Nobel la volvería a liar, casándose con una de sus primas, pero eso ya es otra historia. Lectura mucho más que recomendada.

“El Síndrome E” y “Gataca” de Franck Thilliez

Gataca

Comencé leyendo el libro que mi hermana me había regalado, “El síndrome E” sin un interés especial, puesto que no soy un gran admirador de la novela negra moderna. Pero cual fue mi sorpresa cuando en menos de dos capítulos ya comenzaba a estar enganchado a
su lectura. Franck Thilliez te sumerge como un contrapeso de plomo en las profundidades de la trama, en la vida de sus protagonistas, enlazando sus vidas con la trama, cada vez más compleja, provocando que la adicción a su lectura sea inevitable. Los trágicos acontecimientos que desembocan en “El síndrome E” nos llevan directamente a su secuela, “Gataca”, dónde sus protagonistas se sumergen en el lado más oscuro y profundo de la humanidad. Pese a algún defecto leve (principalmente en la forma, como repetir una expresión varias veces) la narrativa de Thilliez es dinámica y directa, sin adornos innecesarios que bajen la intensidad de la historia. Dos libros altamente recomendables, el primero te “obligará” a leer el segundo…

Seguir leyendo ““El Síndrome E” y “Gataca” de Franck Thilliez”

John & Mary (1966) Mervin Jones [Libro]

En 1966 Mervin Jones nos presentó una interesante visión de las relaciones hombre-mujer. Tras conocerse un viernes por la noche, John y Mary amanecen el sábado por la mañana en el dormitorio del piso de él. Toda la narración transcurre durante el sábado en este piso, en el que poco a poco van descubriéndose, tanto ellos como lo que realmente sienten. Aunque se hace un poco pesada la narración en algunos momentos (hay que tener en cuenta que solo hay dos personajes y el escenario es el mismo) el hecho de que el autor haya dividido la narración en dos (tras los ojos de Mary y tras los ojos de John) lo hace muy interesante. Otro punto flojo es que una mujer y un hombre de 1966 no piensan igual que sus correlativos en nuestros días. Tengo ganas de visionar la peli de Yates, con Dustin Hoffman en el papel de John y Mia Farrow en el de Mary.

Mervin Jones
Mervin Jones, autor del libro.

Treffpunkt im Unendlichen

Encuentro en el infinito (1932) Klaus Mann

Punto de encuentro en el infinito” así reza el título original de esta magistral obra del escritor alemán Klaus Mann, escrita en 1932, y publicada en España bajo el nombre de “Encuentro en el infinito“. Solo cuenta con 26 años cuando Mann da a luz esta novela ambientada en el Berlín de comienzos de la década de los turbulentos años 30, años plagados de ideologías extremas (comunismo, nacionalsocialismo…) de las que Klaus caracteriza a algunos de sus personajes, creando un diverso espectro de personalidades condenadas a no encontrar su lugar en una sociedad decadente. Mann toma las personalidades de amigos y conocidos para algunos de sus personajes, lo que le da un toque aún más realista a la obra, sin caer en estereotipos, y con un pequeño preámbulo a su propio final trágico. Así mismo nos ofrece brillantes descripciones narrativas tanto de los personajes, sus personalidades, pensamientos y temores como de los escenarios dónde se desenvuelven, todo empapado en una atmósfera cosmopolita. No exenta de puntos polémicos para su época (homosexualidad, promiscuidad, drogas, suicidio, prostitución, nazismo, comunismo…) fue objeto de la quema de libros en la Alemania nazi (que justamente alcanzaron el poder al año siguiente), encontrándose ya su propio autor en el punto de mira. En definitiva, un libro dónde se define como nunca el inconformismo y la falta de ubicación de una juventud descontenta y perdida, incapaz de hallarse a si misma, sin que esto desemboque en un trágico fin.

La Mecánica del Corazón (Mathias Malzieu)

Ilustración del Libro.
En la portada nos encontramos con una interesante ilustración del cuento.

Tenía muchas ganas de leer este cuento para niños grandes, me había llamado la atención tanto las críticas vertidas sobre el mismo, como su sipnosis, como su bonita encuadernación con esa fantástica ilustración. La verdad es que mi decepción ha sido directamente proporcional a mi ansia por leerlo. Mathias Malzieu nos presenta un cuento para mayores, como él mismo lo define (y no me extraña, con momentos como los de los pechos-merengues de Miss Acacia, lo del hada de Pinocho y lo que le crece, lo de las furcias del Sr. Mélies, entre otras cosas)

Jack es un niño nacido en Edimburgo en 1874, abandonado por su madre nada más nacer y con un problema cardiaco: Necesita un reloj que le ayude a latir a su corazón. Un viejo reloj de agujas y madera, con cuco incluído. Jack crecerá en un mundo hostil por ser diferente, pero aún en ese mundo hostil encuentra el amor a primera vista y no durará en viajar tras él a tierras lejanas (Granada, España) para conocer a su “dulcinea“.

La narración es tan plana como sus personajes, en los que no se profundiza,  por lo que no llegas a empatizar. Esta falta de interiorización hace que queden vacíos y superficiales. No llega a transmitir nada en absoluto. La narrativa va a saltos y en ella dibuja momentos de lo más bello con momentos de lo más soez.

En fin, espero que el film que se estrenará el próximo año de más de sí a una historia a la que su autor no ha sabido sacar el jugo que se merecía.

Lo mejor: La idea en sí.

Lo peor: El resto.

Le mort en billes (Gilles Thomas)

Para los amantes de la ciencia ficción… un libro futurista.

Está escrito por Gilles Thomas (Pseudónimo de Julia Verlanger, que a la vez es un pseudónimo de Héliane Taïeb [1929 – 1985], que era su auténtico nombre).

Es una novela de ciencia ficción sobre el mundo tras un desastre nuclear en la tercera guerra mundial. La acción transcurre, como es de suponer, dada la procedencia de su escritora, en Francia.

Fotografia de Gilles Thomas La civilización ha quedado cortada al más puro estilo de Mad Max, las ciudades son focos de peste y ratas que deben de ser evitados. Los protagonistas tienen que viajar andando por autopistas abandonadas y deterioradas…

El libro es la segunda parte de una novela llamada “Antes de la prehistoria“, de dónde saca Gilles Thomas a sus protagonistas para “La Peste Azul“.

Lo mejor del libro es la trama y la imaginación de su escritora, en una narración bastante fluida y nada aburrida.

Lo que menos me atrae de esta escritora es la forma de describir físicamente a algunos personajes, deteniendose demasiado en aspectos que ni van ni vienen, ni resultan relevantes para la trama… Junto con algunos diálogos un tanto “tópicos“.

Si os gusta este género futurista, ¡¡os va a encantar!!